miércoles, 28 de noviembre de 2012

Vila-Matas: vuelve El mal de Montano (y 3)

El mal de Montano, Seix Barral 2012
Enrique Vila-Matas
El mal de Montano
Seix Barral, noviembre 2012
 «Me habría gustado tener tres hermanas y hablar en lengua yiddish con ellas, hablar en una lengua que no pudieran entender mis padres. No fue bueno ser hijo único y afrontar en soledad el terror que me provocaban la sonoridad viril de la voz paterna y la voz débil —como un susurro de hojas caídas— de mi madre. Me habría gustado tener tres hermanas y que la mayor se pasara los días tumbada en el diván del salón de la casa de mis padres y tuviera unos hombros bien formados, desnudos, redondos, fuertes, morenos, que yo me dedicaría a espiar a todas horas, siempre orgulloso de que aquellos hombros formaran parte del patrimonio familiar. Me habría gustado que la segunda hermana anduviera muchas veces por la casa vestida con un corsé de color ceniciento, cuya parte inferior se separaría tanto de su cuerpo que uno podría sentarse encima de ella y cabalgar así en cierto modo a horcajadas. Me habría gustado que la hermana menor fuera la que más me gustara y sentir ternura por su locura, me habría gustado mucho que mi hermana menor me recordara a aquella joven descendiente de Lord Byron a la que vi una noche en el Café Florián de Venecia, a aquella bella joven trastornada que no hacía más que preguntar por su antepasado. "¿Dónde está mi George? ¿Qué le habéis hecho?", preguntaba gritando. No sé, me habría gustado tener tres hermanas y hablar en yiddish con ellas y no haber sido ese hijo único que fui, ese apelmazado soltero en casa de sus padres.» (p. 160)
(2) montano montano (1)

4 comentarios:

Elena dijo...

Resumen de una lectura india de El mal de Montano:

p. 15 (inicio): Hacia Mandawa, desde Delhi (Rajasthan). 30 noviembre 2009.
p. 57: Mandawa, 1 diciembre 2009.
p. 105: Bikaner, 2 diciembre 2009.
p. 161. Jaisalmer, 3 diciembre 2009.
p. 189. En coche hacia Jodphur, 4 diciembre 2009.
p. 245. Jodphur, 4 diciembre 2009.
p. 256. Carretera de Jodhpur a Udaipur.
p. 291. En las montañas Aravali.
p. 376 (y fin). Llegando a Udaipur, 5 diciembre 2009.

Luis Pousa dijo...

Hola, Elena
Ayer estuve con Enrique en Coruña y le hice esta entrevista sobre "El mal de Montano" y otros asuntos. Me acordé de nuestro encuentro a tres bandas en Barcelona hace un par de años. Espero que todo vaya bien. TE dejo el enlace:

http://blogs.lavozdegalicia.es/luispousa/2012/11/29/gomez-de-la-serna-era-un-tuitero/

Elena dijo...

Me ha gustado mucho vuestra conversación de ayer, Luis.

Y, por aquí, todo bien. Confiando en la llegada de esas complejas soluciones.

De La Voz de Galicia dijo...

Montano, una década después

«Hay dos extremos en la literatura. Y los dos son hermosos. Está el escritor que practica el entretenimiento, como Pérez Reverte. Y está el escritor letraherido que cultiva la rara flor del pensamiento y la reflexión. Que hace literatura sobre literatura. Como Enrique Vila-Matas. Ahora se reedita, diez años después, uno de los libros fundamentales de la peculiar obra de Vila-Matas, El mal de Montano. Un libro que une citas propias con ajenas, una tras otra, como las cerezas. Es el libro más premiado del escritor. Fue premio de la Crítica y premio Herralde. Pero además triunfó en Italia, en Chile y en Francia. En París se llevó el Médicis 2003 al mejor libro extranjero, lo que le convirtió en el primer autor español en lograrlo. El texto es osado, provocativo y tiene algo de seria comedia. Bebe de Kafka, de Scott Fitzgerald, la crítica lo calificó de ovni literario. La tinta como un veneno. Y toma prestadas estas palabras de John Cheever, otro maestro: «En la madurez hay misterio, hay confusión. Lo que más hallo en este momento es una suerte de soledad». El mundo, como un atrezo, que a veces no se puede tocar.»

CÉSAR CASAL, 19/12/2012