lunes, 26 de noviembre de 2012

Vila-Matas: vuelve El mal de Montano (2)


Mujer de un pintor
August Sander
 «No creo que haya enfermo de literatura más grande que Kafka. Su diario es aterrador. Por la mañana, a las ocho, llegaba puntual a su despacho. Escribía documentos e informes. Sus superiores no sabían que él trabajaba allí, entre esa multitud de trabajadores y empleados desdichados, sólo porque sabía que no debía dedicar todo su tiempo a la literatura. Temía que la literatura lo chupase, como un remolino, hasta hacerle perderse en sus comarcas sin límites. No podía ser libre, necesitaba una limitación, tener todo el tiempo para escribir le parecía peligroso, terrible. Volvía a casa de sus padres hacia las dos y cuarto de la tarde. Decía que se sentía como un extranjero aunque fuese grande el amor por la familia, los padres y las hermanas. De vez en cuando le llegaba la idea de que debía apartarse de los amigos y hacerlo sin la más mínima consideración, enemistarse con todos, no hablar con nadie. En otras lo contrario: buscaba a los amigos o a sus escritores favoritos para establecer un diálogo y ponerse a comentar de forma interminable el mundo, como si buscara llegar a las fuentes de la escritura.» (p. 161)
(1) montano montano (3)

4 comentarios:

Rosario Girondo dijo...

"Deseo librarme del mal de Montano, pero quieran los dioses y Kafka que no lo consiga. Quiero librarme del mal y por eso escribo obsesivamente sobre él. Ahora bien, yo sé que de lograrlo, no podría comentar que lo he logrado (...)"

Andrés dijo...

No he leído los diarios completos de Kafka, pero sí mucha de su correspondencia con Max Brod, su amigo íntimo y posterior albacea de su legado póstumo: y (sintiendo si con esto contradigo al gran EMV) me parece que estaba más bien contento con su opción de vida, que no le daba muchas vueltas a su trabajo de oficinista en una compañía de seguros, que cumplía con escrupulosidad y más bien gusto. Y que eso le ofrecía un equilibrio importante llegada la hora (ya por la tarde) de la literatura. 1abrazo, Andrés.

Elena dijo...

La vida (y la obra) de Kafka me parece(n) apasionante(s) Andrés, pero no me atrevo a opinar dada mi condición amateur. Me limito a leer con placer todas las opiniones al respecto. Y la tuya siempre es interesante y bienvenida.

2abrazos.

By the way dijo...

"No debes decir que me comprendes."
KAFKA en carta a MAX BROD

(cita de la p. 265 de 'El Mal de Montano')